Fondo Documental LAI MUSEUM _ Textos ©


 

 

   

Nel Amaro, amado Nel (apuntes de un creador)

Por Francisco Díaz-Faes

 

   

Es para mi muy triste digerir el obituario que he de esbozar con una figura teatral tan querida. Ha muerto el pasado día 4 de abril Nel Amaro a los 65 años. Manuel  Amaro Fernández Álvarez. Pese a su avidez por las perplejidades del lenguaje, en su enfermedad diabética no creo que haya sido una muerte dulce para quien murió por una subida de azúcar. Podría haber sido su último juego de palabras: “diabetes: muerte dulce”. No soy el más adecuado para mensurar la dimensión de  su teatro, literatura y poesía, la acción social y la creación del “idioma asturiano”. Pero se me antoja que ha de ser descubierta cada vez más y cada vez más nos dará muchísimas sorpresas. Desentrañando una complejidad que se ha revestido de cierta ingenuidad, o de simplificación minimalista. Con una inspiración que lleva en sus últimos veinte años de obra visual y literaria del pintor René Magritte al fotógrafo Man Ray, del Goya de los caprichos y proverbios a Marcel Duchamp, del dadaísmo y el surrealismo, a la condensación provocadora del artista total que fue Dalí.

La verdad es que fue el mismo Tomás Fernández, Tomielindio, actor y creador del grupo de música Mokomitas, premio Pulgu junto a François Miterrand, quien me avisa del triste acontecimiento a las dos horas de la muerte de Amaro y pide acuda allí a su lecho de muerte y le represente, represente a Pola de Lena. Pero lo hace llamándome desde París, tras esa noticia súbitas que ha corrido como la pólvora, en este caso no gracias al computador, sino a una llamada personal. Y me presento un día antes del velatorio en Mieres en una anticipación un poco zúrrela que me hace poner en duda que haya fallecido de verdad. Pues sé, siempre lo supe que nunca morirá de verdad.

Nel había nacido en el Cantuserrón de Mieres (Quentuserrón). Afincado en Turón, fue trabajador en Pola de Lena, donde se jubiló en labores (como Busto en la Casa de Cultura de Avilés) de actividades de auxiliar cultural en Juvelena hace pocos años. Así escribí el día de su incineración en el tanatorio de Mieres en esos actos tan religiosos en que se han convertido las exequias de los ateos: “A Nel Amaro con pena, le llora, le ama, Pola de Lena”. Y como todo lo que hago, con un tono personal, es decir, inexacto, me dirigí a su viuda tan entera en momentos tan tristes entregándole un pequeño apunte dibujado de Nel con su inefable perro Pulgu. Y digo inexacto porque como un viejo reloj certero y calibrado no afino con las horas, los hechos, ni las ideas de mi tiempo. Pero las valoro. Siempre ha tenido Amaro un valor extraordinario para mí desde un primer contacto gracias a un alumno mío, Pachu, en Perlora. Allí presentamos una pequeña exposición, cuando el autor dominaba con gran profusión la fotocopia (1º había sido el ciclostil y ahora era Internet) de su obra poético-visual en el año 1987. Aunque quizás nunca se lo expresé -por ejemplo cuando me contaba las peripecias de su detención arbitraria por los crímenes de la calle del Correo en Madrid- porque él mismo no necesitaba elogios: “Por favor no me exhiban en un museo”, reza uno de sus últimos autorretratos visuales. Estaba por encima de mi consideración y de tantas. Veamos.

lai museum official website all rights reserved

"Patria" | © Nel Amaro 2008. Cortesía del artista para LAi MUSEUM - All Rights Reserved -

 

 

Para la literatura, para el teatro, las artes en general, lo que se llama performance, y en Asturias, performancia, como artista experimental Nel fue hombre prolífico y tal vez único. Que llegaría al descubrimiento del email, correos electrónicos y manipulación a través del mail-art, como poderosa arma de comunicación. También lo fue para el bable, mucho más de lo que adivinan los creadores del idioma en un camino muy avanzado de exploración que difiere al de muchos de sus compañeros académicos. Nel Amaro había llegado a la universalización de su lenguaje personal.  Mucho más que el “surdimientu” ha tenido él el valor del resurgimiento de la paradoja (leamos por ejemplo cuando publica trastocando noticias: Cinco asociaciones de cormoranes defienden la eliminación de pescadores) y la perplejidad (su acción del 18 de marzo de 2006 en Madrid en “Dicen que la patria es chill out (o por qué no soy un buen patriota asturiano”. Y sus orígenes trascienden la apreciación de la identificación del bable con el nacionalismo, y de este con la esencia (lo esencial de Asturias) ¿Alguien de sus coetáneos puede competir con él en sus inspiraciones? Como Joan Brossa, sin duda ejemplo a quien remite su obra, como el mismo fotógrafo Chema Madoz, o Daniel Gil en sus portadas de la colección Alianza Editorial. Hasta ahí podemos seguir sus orígenes creativos, por supuesto, como hemos dicho, en los vaivenes del dadaísmo al surrealismo a las apreciaciones del psicoanálisis, más allá de los juegos de palabras de Apollinaire. Y sin duda también heredero de Dalí (a quien siempre rinde homenaje), Jean Cocteau, el teatro de Arrabal, y no digamos, el mismo mundo paradójico de Ramper el payaso, del dibujante Topor, Ops-El Roto (Andrés Rábago) en la estela que llega de La Codorniz, Gila, Summers, a Rafael Azcona y Bardem, Tip y Coll…o las recopilaciones populares de letreros en los años 60 de Luis Carandell, en inscripciones, carteles, pintadas, grafittis en pueblos o cementerios de la época, la seducción de objetos que asedian a Walter Benjamin y en los que tanto ha revuelto Nel.

En un mundo actual de descarnado exhibicionismo ¿qué hacía el propio, tímido y discreto Nel Amaro? Pues viajaba a lugares dónde se le tenía mucha consideración sea en Teruel o Extremadura, Andalucía, Madrid, o exponía febrilmente su creación por la red con una expansión que ha sido transoceánica. “El artista oculto”, se autocalificaba, como lo lleva años haciendo (desaparecer en su obra) de forma descomunal su maestro: el premio nacional de artes plásticas Valcárcel Medina (del que hablaremos a continuación). “Que si no puedo quitarme por completo y para siempre del “vicio” del Arte, que al menos se me vea “poco o casi nada””, decía a propósito de esconderse a sí mismo, “por vergüenza”. Tras su obra o máscaras (de Josemariaznar, de Alvarezareces, de Joseangelfernandezvilla, Yoko Ono, JuancarlosI, etc.) huyendo de la vanidad. O bajo la creación de La “Fundación Perruno-situacionista Laszlo Kovacks”, nombre que honra a uno de los personajes de Casablanca (el marido de Ingrid Bergman).  “Haciendo prácticas de invisibilidad”. Y sin embargo gran parte de su obra es un retrato, un autorretrato de sí mismo, delgado o, más recientemente orondo y barbado siempre, como en esa foto de Juan Manuel Rodríguez Calleja que nos transporta en Laboral Gijón en 2009 a un tiempo pretérito como un personaje bíblico, un escritor ruso o a su admirado Valle Inclán. Así era Nel un artista que según sus palabras salvaría desde luego, como Giacometti, en caso de incendio, antes que al Guernica de Picasso, a cualquier perro callejero, o a su mismo perro “situacionista” Pulgu.

 

photography copyright begoña muñoz 2011 courtesy from the artist to lai museum official website all rights reserved

                           Isidoro Valcárcel Medina y Nel Amaro en Oviedo - PHOTO © BEGOÑA MUÑOZ 2011                                                                                    


Hace poco más de un mes en un programa en el que participé junto a la asociación Tribuna Ciudadana, coincidí con Nel en el Hotel Principado de Oviedo por última vez. Se trataba de una feliz idea de Begoña Muñoz, directora de Sala LAi, entre otras cosas, de Gijón, que trajo a Oviedo nada menos que a Isidoro Valcárcel Medina. A quien Amaro, me decía, consideraba “como el Dios” de la intervención artística. Allí se fotografió junto a su admirado predecesor, Premio Nacional de Artes Plásticas 2007, que lucía su inmejorable aspecto transgresor tras su discreta timidez y modestia escondida bajo una capa española. Ahí compartieron tiempo y palabras, experiencias, gracias a José Valdeón, jardinero y paisajista (auténtico agitador de la cultura en Asturias), directivo de Tribuna Ciudadana que creó este ciclo para conocer el arte actual.

Fotografías publicadas por cortesía del artista NEL AMARO para LAi MUSEUM - Reservados todos los derechos -


Nel Amaro se nos aparece pues como ser complejo y muy plural y con una coherencia que ha alcanzado la sublimación en sus últimas piezas cuando uno recuerda sus primeras. Cuando mandaba al mar sus poemas en botellas, hace 30 años como me recuerdan en su despedida, o provoca en Huelva aparentando llevarse la estatua de Zenobia Camprubí embalándola, o la de Pedro Duro en La Felguera pretendiendo enviar a otra localidad que le hiciera más caso. Pero siempre ha sido también, además de poeta, un hombre de teatro que ha trascendido la escritura y el propio edificio. Nel ha sido un hombre de teatro desde la creación de su grupo Populus, en los 70 a su pieza “El banquete” (publicada por Roberto Corte en su colección Oris) y su “interpretación” en piezas actuales como Dios the Beckam Victoria Pija, Acción políticamente incorrecta nº 10 El mapa no es el territorio pero ayuda a comprenderlo”, Blancas y radiantes van los novios,efloración… etc.


¿Qué se consideraba él mismo? Oigámoslo ¿Un poeta visual? Y esta poesía ¿es? Y cita lo que dijo un crítico asturiano: “aquello que hacen los que no saben esculpir, ni pintar, ni por supuesto escribir (poesía), excepción hecha, tras su muerte, de Joan Brossa. No, no puede ser tan caústico y considerar que esta opinión es la atinada. Pues a continuación afirma (en el “Club de fans de Nel Amaro, que hace unos años se fundó superando la rivalidad, en Argentina y Uruguay por el colectivo Zona de Arte y Ediciones Del Cementerio): poeta visual es quien hace poesía visual/escritura mirada, experimental, poesía concreta (siguiendo a Alfonso López Gradolí), mail-art, “poesía activa que remite a las “Etimologías” de San Isidoro a la Piedra Laberíntica del Rey Silo en la Iglesia de Santianes de Pravia”, net art.


Bien, dejemos reposar esta primera impresión en la desaparición de Nel Amaro. Hagásmolo pidiendo, si tienen curiosidad que sigan por su ordenador obras como ”Para asesinar la felicidad” (una mesa llena de balas), “Escultura sonora y efímera para un magnicidio”, o el “Proyecto de Monumento público al tiro en la nuca” (una pistola con el cañón ensangrentado), o leyendo poemas como “Habitación del poeta”, “Pruebes d’autor” o “Diariu d’un polizón” o novelas  como “Adiós Dvorak”, o “Novela en sin títulu”. Ser irrepetible y personal, hombre poético y de acción, tímido y retraído, sin embargo con carácter, capaz de rechazar premios o cambiar de opinión y no presentarse a una convocatoria de su misma obra, o de actuar ante una sola persona. Nel no ha dejado de crear hasta el último momento, como se ha visto tantas veces en Sala LAi, Laboratorio de Arte Íntimo en el barrio de Cimadevilla en Gijón, que patrocina con tanta versatilidad Begoña Muñoz, o en la página kaosart de Jaime Rodríguez.


Utilizando la ironía pero no el escarnio, el ditirambo pero no lo grotesco, rechazando a veces, homenajes, nacionalismos de salón, naciones sin estado y estado sin naciones. Fundando el estado de cosas, sus cosas, objetos visuales y poéticos.

 

 

 

 

 

   

>>> GO to LAi MUSEUM HomeSITE.


LAI MUSEUM. FONDO DOCUMENTAL DE ARTE ACTUAL (Fundado en 2003 / Founded in 2003). Webspace © BEGOÑA MUÑOZ (vegap). CONTACT: laimuseum@gmail.com. gema ramos jaime rodriguez fernanda alvarez begoña muñoz javier alvarez y adriana rodriguez ana maria briede mathilde seguin jean francois courtilat veronique hubert javier alvarez y adriana rodriguez jaime rodriguez veronique hubert jose luis campal mathilde seguin christophe viart ana maria briede jean francois courtilat fiumfoto